Al hablar del Santuario de la Virgen de Lourdes, podemos decir que se trata de una serie de edificios y espacios dedicados al culto a la Virgen en Francia. Sin embargo, estaríamos restándole valor, ya que es de uno de los principales sitios de peregrinaje católico del mundo y el más importante de los Altos Pirineos.

En la actualidad Lourdes recibe entre 6 y 8 millones de visitantes cada año, pero no fue hasta 1858 que esta localidad francesa se convirtió en un territorio conocido por la mayoría. Fue en esa fecha, en la gruta de Massabielle, que se produjeron las apariciones marianas presenciadas por Bernadette Soubirous.

Luego de que las autoridades eclesiásticas de la época aprobaran el testimonio de Bernardita, se construyeron diversos espacios para venerar a la Virgen, dando origen al famoso Santuario. Actualmente existen alrededor de 22 lugares de culto que lo conforman siendo la Basílica de la Inmaculada Concepción, la Basílica de Nuestra Señora del Rosario, la Basílica de San Pío X y la Gruta de las Apariciones sus principales monumentos.

  • Basílica de la Inmaculada Concepción

Como mencionábamos, entre las edificaciones más importantes del Santuario de la Virgen de Lourdes se encuentra la Basílica de la Inmaculada Concepción. Conocida igualmente como ¨Basílica Superior¨ por su posición respecto a las demás, fue construida entre los años 1862 y 1871, bendecida en agosto de 1871 y consagrada en julio de 1876.

Se trata de una iglesia Neogótica, cuya nave se divide en 9 tramos de igual longitud. Uno de los elementos decorativos que más atrae a los visitantes son sus hermosas vidrieras. En ellas están representados varios eventos de la historia de la Virgen María hasta 1854 cuando el papa Pío IX proclama el dogma de la Inmaculada Concepción y en 1858 las Apariciones de Lourdes. También hay que destacar que sus paredes se encuentran revestidas con pancartas de peregrinaciones oficiales del pasado, mientras que las ventanas del triforio representan a María como la Segunda Eva.

A lo anterior debemos añadir que la primera capilla construida y puesta a disposición de los visitantes fue la cripta. Se inauguró en 1866 y fue levantada sobre la Roca de Massabielle, el sitio donde sucedieron las apariciones.

A pesar de no tratarse de un templo pequeño, su espacio resultaba insuficiente para recibir a todos los peregrinos que visitaban Lourdes. Por ello, poco tiempo después de su construcción, las autoridades eclesiásticas decidieron levantar la Basílica de Nuestra Señora del Rosario.

  • Basílica de Nuestra Señora del Rosario

Conocida igualmente como Basílica Inferior, nos referimos a una de las iglesias más hermosas del Santuario de la Virgen de Lourdes. Fue ideada como pedestal de la Basílica de la Inmaculada Concepción, construida entre los años 1883 y 1889 y consagrada en 1901.

En esta ocasión nos referimos a una iglesia en forma de gran cruz griega cuya arquitectura fue diseñada al estilo romano-bizantino. Entre los elementos más atractivos se encuentra la explanada que se extiende ante ella. Con capacidad para 80 000 personas, cuenta con 2 rampas de acceso semicirculares, sostenidas por estructuras porticadas que conducen a la Basílica de la Inmaculada Concepción.

Una vez dentro, los visitantes tendrán acceso a una extraordinaria colección de mosaicos que decoran más de 2 000 m2 de superficie. Gran parte de ellos están dedicados a facilitar la meditación sobre los quince Misterios del Rosario.

Si bien es cierto que este templo puede acoger a 1 100 personas, también lo es el hecho de que resultó pequeño para recibir a la gran masa de peregrinos que acudía a Lourdes. Por tal motivo, se tomó la decisión de construir una tercera iglesia, conocida como la Basílica de San Pío X.

  • Basílica de San Pío X

Como comentábamos, este templo fue edificado luego de la construcción de la Basílica de Nuestra Señora del Rosario. Se inauguró precisamente en 1958, cuando se cumplían 100 años de las apariciones presenciadas por Bernadette Soubirous.

Se trata de una basílica subterránea, construida exactamente bajo la explanada antes mencionada. La idea de hacerla bajo tierra estaba basada en ofrecer refugio de las inclemencias del tiempo a los peregrinos que acudían al lugar en fechas destacadas. De este modo se llevó a cabo el proyecto de la que sería la más grande de las basílicas existentes en el Santuario de la Virgen de Lourdes, con capacidad para unos 25 000 visitantes.

  • Gruta de las Apariciones

En este apartado nos referimos al corazón del Santuario: la Gruta de las Apariciones. Es exactamente el lugar donde la Virgen se presentó a Bernadette Soubirous, según la creencia católica.

Para muchos, la fuente y la imagen de Nuestra Señora de Lourdes son sus elementos más notorios. No obstante, todo el recinto representa paz, respeto, unidad, confianza y silencio.

Por último, nos gustaría mencionar que el Santuario de la Virgen de Lourdes abre sus puertas todos los días del año. Sin embargo, los interesados en participar en los eventos que allí se realizan, deben conocer que cada celebración tiene un horario específico que pueden consultar en el centro de información.