Ubicada en el corazón de la Sierra del Aire, a 1 hora en auto desde Lisboa se encuentra la parroquia de Fátima, uno de los referentes de culto más importantes de nuestros días. Nos referimos a una ciudad que cada año es visitada por más de 5 millones de peregrinos y que tiene una historia religiosa tan popular como fascinante.

Un poco de historia…

La popularidad del distrito de Fátima se debe, en gran medida, a la aparición de la Santísima Virgen María. En 1917, 3 niños fueron testigos de la misma en la Cova da Iria, afirmando que les había pedido que levantasen una capilla en ese lugar. Dicha capilla se erigió en 1919 en honor a la Virgen para luego continuar con la construcción del Santuario. Todo ello en respuesta a la gran masa de peregrinos que acudía regularmente al lugar.

A lo anterior debemos agregar que durante el papado de Juan Pablo II, la fama de la ciudad se expandió aún más. El Sumo Pontífice viajó a Fátima en tres ocasiones, siendo la primera en 1982 en agradecimiento por haber sobrevivido a un atentado el 13 de mayo del año anterior. Dicho sea de paso, cada 12 y 13 de mayo se conmemora el aniversario de las apariciones de la Virgen.  En el 2000, Juan Pablo II realiza su última visita a la ciudad donde beatifica a dos de los niños que presenciaron la aparición de la virgen en 1917.

¿Cómo llegar a Fátima?

Como mencionábamos, Fátima se encuentra a 1 hora de viaje en coche desde la capital de Portugal. Sin embargo, a través de otros medios de transporte es posible acceder a la ciudad sin dificultad.

Por ejemplo, mantiene una red de autobuses que hace conexiones regulares con ciudades portuguesas como Lisboa, Oporto, Coímbra, Faro, etc. Eventualmente, también se conecta con España y Francia, sobre todo durante las fechas de mayor peregrinación.

De igual modo, debemos señalar que Fátima está conectada con numerosas localidades por tren. Es importante destacar en este caso que la estación más cercana a la ciudad se encuentra a media hora en auto.

Quienes prefieren los viajes en avión, encontrarán atractivas ofertas hasta ciudades como Oporto o Lisboa, desde las cuales hacer un agradable recorrido hasta Fátima.

La mejor época para viajar a Fátima

Al referirnos al clima, pudiéramos decir que cualquier época del año es buena para visitar Fátima. Este distrito se caracteriza por inviernos frescos con temperaturas entre los 15 y 5 grados mientras que el verano se presenta caliente y seco con máximas de 30 grados.

¿Qué ver en Fátima?

Dentro de los lugares de mayor interés turístico se encuentran los sitios relacionados con las apariciones de la Santísima Virgen María. Visitarlos es, sin dudas, una de las actividades más interesantes a realizar en la ciudad.

Podemos decir que casi todos se encuentran en el majestuoso Santuario de Fátima, por lo que recorrerlos andando no representa inconveniente alguno.

  • Capilla de las Apariciones

Se trata de la capilla construida en el lugar donde sucedió la aparición. El pedestal donde está ubicada la imagen de la Virgen indica el sitio exacto del árbol sobre el cual se mostró a los niños en 1917.

  • Basílica de Nuestra Señora del Rosario

Considerada la edificación más importante del Santuario, la Basílica de Nuestra Señora del Rosario es otro de los lugares imperdibles en una visita a Fátima. Nos referimos a una construcción majestuosa de marcado estilo Neobarroco cuya torre se distingue por la gran corona de bronce que la remata.

Es importante destacar que es en esta basílica donde descansan los restos de los niños que presenciaron la aparición de la Virgen en 1917.

  • Las columnatas

Otro de los elementos arquitectónicos que no pasan desapercibidos son las columnatas que unen la Basílica de Nuestra Señora del Rosario con los edificios construidos a cada lado. Son 200 columnas con 14 altares dispuestos de manera intercalada, en los que se aprecian las estaciones del Vía Crucis.

  • Basílica de la Santísima Trinidad

Al tratarse de una construcción moderna, esta edificación talvez no resulta tan majestuosa como la Basílica de Nuestra Señora del Rosario. Sin embargo, debido a la gran cantidad de peregrinos que acudía a Fátima, se hizo necesario contar con un edificio que acogiera a mayor número de personas.

  • Museo de Cera

Además de los lugares relacionados con el Santuario, en Fátima se pueden recorrer otros sitios tan interesantes como los ya mencionados. Tal es el caso del Museo de Cera, donde se exponen detallados relatos que describen los hechos por los cuales Fátima se convirtió en una ciudad tan popular.

  • Museo de Arte Sacro

Una parada imperdible si visitas Fátima es el Museo de Arte Sacro. Cuenta con una excelente colección de objetos pertenecientes a culturas de varios continentes, así como con algunas reliquias de los pastorcitos.

  • Casa de los niños pastores

No te puedes ir de Fátima sin conocer la casa donde vivieron los niños que presenciaron la aparición de la Virgen. A sólo 2 km del Santuario se encuentra este sitio, que ha sido reconstruido y dispuesto como estaba en 1917.

Por último, es importante destacar que quienes deseen presenciar el espíritu característico de Fátima deberán formar parte de sus peregrinaciones. Debemos mencionar que las de mayor envergadura tienen lugar desde los días 12 y 13 de mayo al 13 de octubre de cada año, siendo el 13 de agosto la Gran Peregrinación.