Con una extensión que abarca 840 km2 de superficie en los Alpes Julianos, el Parque Nacional de Triglav es considerado una de las áreas protegidas de mayor tamaño en Eslovenia. Su nombre deriva del monte Triglav, que con sus 2.864 m.s.n.m. se posiciona como la cima más alta de la nación.

Es uno de los parques nacionales más antiguos de Europa y desde sus inicios ha mantenido el compromiso con la conservación y cuidado de sus ecosistemas y diversidad. Su extraordinario entorno está protagonizado por hermosos paisajes donde abundan espesos bosques, lagos glaciares, elevadas cumbres y profundos valles. Estos espacios son el hogar de, aproximadamente, 7000 especies animales entre los que podemos mencionar zorros, ciervos rojos, osos pardos, lobos salvajes y marmotas. Asimismo, el parque alberga unas 1600 especies de plantas de las cuales alrededor de 19 son endémicas.

Sin dudas resulta un destino muy atractivo para quienes desean tener el viaje de su vida. Si te emociona la idea de conocer el Parque Nacional de Triglav, no dejes de leer nuestro artículo. A continuación te mostraremos 5 de sus puntos más atractivos.

Garganta de Vintgar

Ubicada a unos 5 km de Bled, el pueblo más turístico de Eslovenia, se encuentra la Garganta de Vintgar, considerada entre los lugares más hermosos del Parque Nacional de Triglav. Excavado por el río Radovna, este desfiladero fue descubierto por el cartógrafo Jakob Žumer en el año 1891 y en 1893 fue abierto al público.

La garganta divide los montes Hom y Boršt y cuenta con 1600 m de largo y paredes de entre 50 y 100 m de altura. Su entorno natural prácticamente virgen es el principal atractivo de Vintgar, donde el color esmeralda del río seduce a todo el que llega. Pasarelas de maderas fijadas a las montañas o en forma de puente atravesando el río, permiten a los excursionistas recorrer la garganta sin hacer grandes esfuerzos. Al final del trayecto se encuentra la cascada Šum, un hermoso salto de agua de 13 m de altura que premia con su belleza a quienes completan el camino.

Cascada de Kozjak

Si hablamos de paradas obligatorias en el Parque Nacional de Triglav, no podemos dejar de recomendar la visita a la Cascada de Kozjak, para muchos, la más hermosa de Eslovenia. Como parte de las principales atracciones del popular sendero Kobarid, este maravilloso rincón del parque suele ser muy frecuentado, en especial durante el verano.

Su impresionante salto alcanza los 15 m de altura, cayendo cual velo blanco sobre oscuras paredes de rocas para formar una paradisíaca piscina de aguas color verde esmeralda. Considerada un espectáculo digno de admiración, es junto con el arroyo de igual nombre un espacio natural protegido donde no está permitido el baño.

Lago Bohinj

Donde sí está permitido darse un chapuzón es en el lago Bohinj, el más grande de Eslovenia. Rodeado de paisajes espectaculares de elevadas montañas y frondosa vegetación, la visita al lago sin dudas será una experiencia memorable. Los amantes de la naturaleza y las actividades al aire libre, encontrarán en este sitio un destino perfecto para relajarse.

Dependiendo de la estación del año es posible practicar diferentes deportes acuáticos, además de ser un lugar ideal para el senderismo o la equitación. De igual modo, es un excelente punto de partida para visitar otros sitios de interés turístico como la Cascada de Savica. Siendo precisamente esta nuestra próxima recomendación.

Cascada de Savica

Quienes han visitado este maravilloso sitio concuerdan en que alberga una belleza inigualable. Se trata de un impresionante salto de agua cuya característica principal es su caída en 2 tramos de cascada. Muchos aseguran que tiene forma de ¨A¨, donde uno de los saltos llega a los 78 m y el más pequeño alcanza los 25 m.

Antes de divisarla, su estruendo al caer advierte a los visitantes de que se aproximan a un espectaculo inolvidable. Sus aguas, provenientes del río del mismo nombre, se desprenden hacia un pozo para seguir su curso por un cañón.

Es, junto con la de Kozjak, una de las cascadas más famosas y fotografiadas de Eslovenia. Por tal motivo, en algunas épocas del año suele encontrarse bastante concurrida con lo cual el acceso al mirador requiere unos minutos de espera.

Valle del río Soča

Una visita al valle del río Soča es ideal para llevarte la mejor impresión del Parque Nacional de Triglav. Al recorrerlo, descubrirás paisajes realmente hermosos donde tendrás acceso a los rasgos más bellos de la geografía eslovena.

Es, además, un lugar ideal si te gustan los deportes de aventura ya que tendrás oportunidad de practicar rafting, barranquismo, montar kayak, etc. Por otro lado, si prefieres el senderismo, podrás explorar el valle siguiendo alguna de sus rutas que conducen a través de pequeños desfiladeros, paisajes de densa vegetación y pintorescas cascadas. Incluso, quienes gusten dormir bajo las estrellas, tendrán la posibilidad de acampar en una zona habilitada para esas actividades.

Por lo antes expuesto, podemos garantizar que un viaje al Parque Nacional de Triglav no será menos que ¨épico¨. Esperamos que nuestro artículo sea el impulso que necesitabas para decidirte a conocer esta región de Eslovenia.